Acercan sus orillas ...

-

-

viernes, 23 de junio de 2017

El aleteo de su sonrisa [Siempre]

Suena- The Way We Were [  Barbra Streisand]




Los recuerdos iluminan el fondo de mi mente 
la llovizna empaña los recuerdos
de cómo éramos.
Fotografías esparcidas de las sonrisas 
que dejamos atrás,
sonrisas que nos dimos uno al otro
por cómo éramos. 
¿Será que era todo tan sencillo entonces, 
o el tiempo ha vuelto a escribir cada línea? 
Si tuviéramos la oportunidad de hacerlo todo de nuevo,
¿Dime? ¿Lo haríamos? ¿Podríamos?
Los recuerdos deberían ser bonitos pero,
lo que era demasiado doloroso recordar
decidimos simplemente olvidarlo.
Por lo tanto, las risas son
lo que recordaremos
Cada vez que recordemos
Tal como éramos.



La vida te conduce muchas veces hacia la encrucijada.

     El día a día te descubre que, tú a veces, necesitas dar y recibir, y lo haces generosamente.

Pero también, te demuestra que otras, si no inicias el paso, si no avanzas, los demás esperan.

            Y si en ese impaso, como en todo, la vida sigue, y tú permaneces estático, nadie acude, nadie avanza, todo se pierde.

Porque mañana ya nada es igual.


    Muchos de quienes esperaban, cogieron otro tren, y ya partieron hacía otros rumbos.


                 LLamas a sus puertas y solo el silencio responde, o bien un mensaje de esos lánguidos, fríos, que suenan a excusa banal, sin sentido.


      Es cuando te das cuenta de que el presente es lo único importante. Que nada puedes forjar en tu mente que tenga una perspectiva de continuidad, de futuro, aunque sea un futuro cercano.

                  En este mundo actual, y máxime en este medio, que tanto nos acerca y nos aleja, todo es efímero, fugaz; intenso a veces, mucho, incluso explosivo, delicioso y sutil; pero tan corto y con tantas posibilidades de que sea como una mariposa de esas que nacen viven y mueren en tan solo veinticuatro horas. 

   Si ves una mariposa volar, aprende a cogerla con mimo entre tus manos, comparte con ella todo aquello que en este preciso instante desees con locura, sin tener en cuenta, reglas, leyes ni moral.

   Porque cuando abras esas manos, solo dos opciones te aguardan.

            La primera, es que la mariposa vuele, y se aleje de ti, después de compartir pasión, cariño y deseo. De haber disfrutado con su colorido sus movimientos de alas, y ella contigo.

    La segunda, es que fallezca, que muera, que ya no exista. Porque aunque su cuerpo yazca inmóvil junto a ti, su esencia de pasión, cariño, deseo; sus ganas de compartir contigo, estén volando hacia otras manos. 

¿No hacemos la vida así nosotros, cuando menos algunos de nosotros.?

              Tenemos que aprender a sobrevivir en esta jungla, y a disfrutar al máximo; porque si no nos convertimos en zombies, sin vida latente, sufriendo, vagando en este mundo de contradicciones. 
 © MaRía

20/09/2009

   

*Fotografías: Virginia Gálvez (excepto la primera)